Logotipo TwitterLogotipo Instagram

Evolución de las leyes de protección de datos

En publicaciones anteriores hemos hablado del uso que hacen las corporaciones tecnológicas de nuestros datos. ¿Pero qué dice la ley al respecto? ¿Qué normativa fija el tratamiento de los datos personales?

 

A lo largo de los años, las leyes de protección de datos han ido cambiando, incluso complementándose con los reales decretos. Por ello, hoy os explicamos cuál ha sido la evolución de estas leyes y cuáles son las vigentes en este momento.

  • En 1999 se aprobó la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal. Esta fue la primera ley de protección de datos que, en cuanto al tratamiento de datos de carácter personal, tenía por objetivo garantizar y proteger las libertades públicas, así como los derechos fundamentales de las personas físicas y, en particular, su honor, intimidad, privacidad personal y familiar. Como veremos más adelante, fue derogada por la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos de Carácter Personal y Garantía de Derechos Digitales.
  • En 2007 se aprobó el Real Decreto 1720/2007. Desarrolló la ley anterior, aportando innovación. Este Real Decreto también regulaba las medidas de seguridad aplicables a los tratamientos no automatizados (papel), a diferencia de las anteriores. Y, además, una de las partes más importantes del reglamento era el título VIII (artículos 79 a 114), que describía las medidas de seguridad en el tratamiento de datos, fuesen o no automatizados.
  • En 2016 se aprobó en Europa el Reglamento General de Protección de Datos, que había desfasado las dos normativas anteriores. Es el Reglamento europeo sobre la protección de las personas físicas en lo que se refiere al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos. Y esta ley, como ya se ha mencionado, dejó obsoleta la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal de 1999.
  • En 2018 se aprobó la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales que se adapta a la normativa europea. De este modo, las dos normativas inicialmente vigentes quedaron derogadas (si bien todavía se siguen regulando algunas actuaciones).