Logotipo TwitterLogotipo Instagram

Sexting

La palabra «sexting» proviene del uso de las palabras en inglés «sex» (sexo) y «texting» (envío de mensajes) y consiste en el envío voluntario de mensajes con contenido erótico a través de dispositivos tecnológicos. Pueden ser fotografías, mensajes, audios o vídeos, y pueden ser a través de redes sociales, correo electrónico o cualquier otra herramienta de comunicación desarrollada para estos dispositivos digitales.

 

Normalmente estos contenidos son creados por el propio remitente (principalmente fotos y vídeos) y enviados a otras personas a través de dispositivos móviles.

 

Es comprensible pensar que antes de enviar los contenidos hay una situación de cercanía, privacidad y confianza entre el remitente y el destinatario. Se trata de una acción privada e íntima, en un marco de relaciones de mutuo acuerdo, de carácter voluntario.

Riesgos

Debemos tener claro que en el momento en que enviamos una imagen desde nuestro dispositivo móvil, perdemos el poder sobre ella en el uso que hacen otras personas.

  • Sextorsión: consiste normalmente en chantajear a una persona utilizando una o varias imágenes comprometidas relacionadas con el sexo (fotos o vídeo). Puede ocurrir que exista una imagen compartida previa o que el agente de extorsión la haya obtenido sin el consentimiento de la víctima.
  • Viralización: en muchos casos se han conocido, con consecuencias trágicas, los mensajes privados que se han difundido públicamente. La ampliación de este contenido es un delito.
  • Robo de identidad: en aplicaciones y redes sociales es muy fácil presentarla como otra persona o sustituirla. Este es uno de los principales peligros del sexting, ya que permite enviar información íntima a desconocidos.

Pero, ¿qué se puede hacer para evitar los problemas que puede causar el sexting? Es importante pensar dos veces antes de enviar un contenido erótico.

 

Porque al enviar el contenido se escapa de nuestro control y se vuelve irrecuperable. Una vez realizado el envío no hay vuelta atrás. Por otro lado, lo que queremos mostrar hoy, quizás el día de mañana no. Y para terminar, hay que tener en cuenta que a quien le enviamos la foto a día de hoy, quizás mañana no sea nuestro amigo.

Consejos para un sexting seguro

Es cierto que cuando muchas parejas se encuentran a distancia o llevan tiempo sin verse, tienen ganas de jugar a practicar sexting. Y puede resultar muy agradable o morboso ver a la persona que te gusta mientras se toca o simplemente aparecer desnuda en una foto. Para evitar riesgos, te damos algunos consejos para practicar el sexting de forma segura:

  • El consenso es importante:

Para que exista sexting deberá existir un acuerdo entre los participantes, es decir, no podrá considerarse sexting si está obligado a realizar una acción que no desee realizar uno de ellos, ya sea para enviar el contenido erótico o para recibirlo.

  • Comunicación:

La comunicación interpersonal en el sexting es fundamental. Es conveniente conocer los límites y/o expectativas de las personas que practican, así como el permiso para enviar o recibir una foto o vídeo solicitando o entregando éste. Además, si alguno de los participantes no se siente cómodo con algo, conviene transmitirlo.

  • Conocer los riesgos:

Cuando enviamos una imagen, un mensaje o un vídeo a través de un dispositivo electrónico huye de nuestro control, por lo que no envíes nada que no quieras que se publique. Uno de los pilares del sexting es la confianza entre las parejas, que ninguna de ellas va a hacer mal uso de las imágenes que comparten.

  • Reducir riesgos:

Una forma sencilla de hacer el sexting más seguro es sacar la cara de una persona de fotos o vídeos. No mostrar cara. Si a su vez se tiene algún tatuaje, piercing o marca distintiva de nacimiento, es conveniente que no aparezca en los documentos enviados por los mismos. De esta forma se seguirá con el anonimato.

  • Establecer normas:

Al practicar el sexting siempre quedan evidencias de diferentes tipos (videos, mensajes, fotos…), por lo que es bueno que antes de hacer nada, antes de que se acuerde con la otra persona qué se hará con los contenidos que se enviarán.

  • APP y conexiones de red seguras:

Evita practicar sexting a través de Facebook messenger o Twitter porque se convertirán en propietarios de nuestros contenidos. Utilice como Signal servicios de aplicación que utilicen políticas de privacidad seguras. Por otro lado, mientras estáis practicando sexting, no uséis redes wifi seguras, es decir, evitad las redes públicas.

  • Eliminar contenido:

En el momento en que no se practica el sexting, guardar vídeos y fotos no tiene mucho sentido. Por lo tanto, conviene eliminar los siguientes contenidos tras el sexting, evitando su difusión incontrolada.

Al mismo tiempo, guardar estas fotos y vídeos en la nube (internet) puede causar problemas. Por tanto, la mejor opción es desactivar el almacenamiento directo en la nube.